Bienvenido a la Comunidad "Senderos de Oriente" de Editorial Kier

Le damos la bienvenida a la Comunidad Senderos de Oriente KIER. Dicen los antiguos rituales que “…Así como desde Oriente se levanta el Sol para iluminar el mundo, desde allí también se ha esparcido su sabiduría para beneficio de todos los hombres…” En este sitio encontrará comentarios e información sobre las obras más importantes, publicadas por Editorial KIER, sobre la Antigua Sabiduría de la India, China, Tibet, Japón… el horizonte espiritual desde el que se extiende la Luz que alumbra al mundo.

domingo, 19 de mayo de 2013

El Cuerpo Astral y otros fenómenos astrales

Arthur E. Powell, autor de El Cuerpo Astral, es uno de los escritores que más ha contribuido a la difusión de la teosofía entre el público occidental. Sus obras, basadas en la más ortodoxa doctrina teosófica, constituyen un resumen general de la denominada constitución oculta del hombre, en la que descansa gran parte de toda la estructura ontológica oriental.

Su primera publicación, El Doble Etérico, editada en 1944, sería el primer eslabón de una sucesión de libros que tratan de las diversas estructuras o cuerpos que conforman al ser humano. Los teósofos han denominado con el nombre de División Septenaria del Hombre, separándola en un cuaternario inferior integrado por El Cuerpo Físico con su Doble Etérico, el Cuerpo Astral, el Cuerpo Pránico y la Mente de Deseo (o también denominada Kama Manas) y en una terna superior que recibe los nombres de Manas (mente), Budi (mente espiritual) y Atma (espíritu superior).



Luego de publicado El Doble Etérico, Powell arremetió con la tarea de continuar con el estudio de esta división septenaria y así nació esta segunda obra que hoy comentamos, dedicada exclusivamente a recopilar los principales estudios sobre El Cuerpo Astral y otros fenómenos astrales.

La existencia de este cuerpo sutil ha sido estudiada por todas las religiones, en todas las épocas, asumiendo distintas denominaciones de acuerdo al lugar. Pero si de algo estamos seguros es que las llamadas experiencias astrales están presentes en nuestras vidas, casi cotidianamente, más allá del nombre o de la significación que le queramos dar.

El Cuerpo Astral –dice Blavatsky- es la sombra o contraparte etérea del hombre. En efecto, puede considerarse que el cuerpo astral del hombre es un vehículo que, a la vista de un clarividente, no parece muy diferente del cuerpo físico. Está rodeado de un aura que ha sido motivo de interés permanente por parte de los investigadores y que hoy puede verse a través de diversos métodos técnicos. (Puede consultarse en Librería Kier por la lectura del Aura).

Se trata del vehículo por medio del cual el hombre expresa sus sentimientos, sus pasiones, deseos y emociones. Los teósofos creen que es un puente entre el cerebro físico y la mente, la cual actúa en un vehículo superior llamado precisamente Cuerpo Mental.

El Cuerpo Astral ha despertado profundo interés porque, aunque raramente lo percibimos de manera consciente, nuestra vida transita en una constante experiencia de “lo astral”. Es el vehículo en el que nos movemos durante el sueño; es el hilo que nos mantiene conectados con los aspectos superiores de esa división septenaria (Manas, Budi y Atma) y es, en definitiva, el cuerpo que sobrevive a la muerte del cuerpo físico, siendo vital en el tránsito que nos llevará a los planos que existen más allá de la frontera de este mundo. Tanto el hecho de que el cuerpo astral nos permita manejarnos con cierta libertad del cuerpo físico durante el sueño, como el que tenga especial protagonismo en la etapa post mortem nos permite vislumbrar la importancia que posee desde el punto de vista espiritual y filosófico. Es el cuerpo astral el que transitará por las distintas regiones que, a menudo, se confunden con cielos e infiernos. Es el conocimiento del cuerpo astral lo que nos conduce a descifrar el fenómeno de las apariciones o la sensación de conocer un lugar que nunca hemos visitado físicamente.
Por ser el vehículo de nuestras emociones, resulta de particular importancia para entender cuestiones esenciales de la psicología y comprender muchos fenómenos que son vinculados con el ocultismo.

El libro de Powell constituye uno de las mejores recopilaciones hechas sobre el conocimiento, naturaleza y fenomenología del mundo astral y del vehículo que utilizamos a diario para recorrerlo. El autor forma parte del reducido grupo de teósofos que han estructurado e interpretado la Doctrina Secreta dada a conocer en su momento por Helena P. Blavatsky. Su lectura es una puerta a la sabiduría de Oriente y resulta imprescindible en la biblioteca de todo investigador del alma humana.

Cabe señalar que Editorial Kier ha publicado gran parte de sus obras, en particular aquellas que describen la constitución oculta del hombre y el Sistema Solar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada